ConTexto

Escribiendo sobre la tecnología en su contexto

Archive for the ‘Monstruos’ Category

El robot sarcástico

leave a comment »

Vaya, vaya, parece que va a haber que pedirle seriamente responsabilidades al robot de Google, vía Barrapunto. La tribuna del defensor del lector de El País, Sebastián Serrano, del domingo pasado (comienza a ser habitual que trate temas de la edición digital del periódico), es absolutamente genial. Se titulaba Sarcasmo tecnológico, un lector enviaba su queja:

    El lector concretaba su queja en tres pequeños anuncios que figuraban ese día al final de un artículo titulado El salto de la patera a la piragua y cuyo subtítulo precisaba: ‘Los traficantes de inmigrantes aumentan el tamaño y la potencia de sus embarcaciones para rentabilizar más sus viajes hacia España’.

    El dramatismo del artículo contrastaba con los textos de los anuncios, seleccionados por un robot virtual de escasa sensibilidad social. En el primero se podía leer: “Préstamos inmigrantes. Cumplir tus sueños nunca fue tan fácil. Decide sólo cómo y cuánto”. En el segundo: “Barcos crucero. Alquiler de barcos sin licencia por los ríos y canales de Europa”. Y en el tercero: “Todo para el piragüista. Piraguas, kayaks, canoas”.

Serrano prueba y se encuentra con otros tantos anuncios tan sacados de quicio cuando entra en artículos sobre la bronquitis de Otegui o el tesorero del partido de Blair. El ‘robot sarcástico’, llama al sistema de anuncios. Es un sistema automático que resulta imposible (¿?) de controlar automáticamente, de manera que ¿habría que pedir a los robots del futuro un poco de sensibilidad humana?, quizás debería añadirse a las famosas leyes de Asimov.

Advertisements

Written by Adolfo Estalella

23 23America/Adak March 23America/Adak 2006 at 8:10 pm

Posted in Monstruos

Libertad de expresión: ¿poder hablar? o ¿poder ser escuchado?

with 3 comments

La Red es un sitio extraño, donde suceden cosas muy extrañas. el sitio KinderStart.com, dedicado a los consejos sobre el cuidado de los niños, ha demandado a Google por haberla penalizado en sus búsuqedas. El sitio recibía una media de 10 millones de visitantes al mes hasta que el buscador modifió su posición (que sin embargo se mantenía igual en MSN y en Yahoo!), lo que hizo descender sus visitas en un 70%, y sus ingresos en otro 80%, claro está.

 
De manera que la empresa ha demandado a Google por práctica comerciales ilícitas y falta de objetividad en los resultados de sus búsquedas, literalmente la demanda acusa a Google de violar “la libre expresión, el tráfico y el comercio libre” (aproximadamente) hacia KinderStart.com.

¿Puede exigirse a una empresa privada como Google que su clasificación privada respecte normas de objetividad?, ¿debería exigírsele? ¿Viola Google la libertad de expresión cuando actúa de forma arbitraria en sus resultados?, y digo la ‘libertad de expresión’; porque, en un entorno como la Red, la libertad de expresión significa poder hablar o poder ser escuchado, porque desde luego no es lo mismo.

[muy a cuento este artículo que tengo pendiente de leer: Shaping the Web: Why the politics of search engines matters]

Written by Adolfo Estalella

22 22America/Adak March 22America/Adak 2006 at 7:25 pm

Posted in Monstruos