ConTexto

Escribiendo sobre la tecnología en su contexto

Archive for November 14th, 2007

El mito de los nativos digitales, pobres inmigrantes

with 40 comments

Como dice Juan Freire, el concepto de nativos digitales comienza a calar. Escribir sobre él es como querer apagar un fuego echando más madera, baldío intento. Pero bueno, para eso son los blogs: para encender fuegos.

Ismael Peña lo describe muy claramente:

En 2001, Mark Prensky publicó dos artículos de los que se suelen calificar como seminales: Digital Natives, Digital Immigrants y Do They Really Think Differently?. De lectura obligada — no para cualquiera interesado en el tema, sino para todo adulto que pretenda seguir viviendo en este mundo algo más de unos pocos meses — las tesis de Prensky se resumen así: las generaciones nacidas en las dos últimas décadas han crecido con Internet, los videojuegos, los CD, el vídeo, el teléfono móvil, etc. Estas tecnologías ya estaban ahí cuando ellos nacieron y las incorporaron con total naturalidad a su entorno, de la misma forma que hicimos con los coches y el televisor las generaciones vivas anteriores. Este hecho no solamente implica que esta generación tenga una total familiaridad con las tecnologías digitales — de ahí la denominación de nativos digitales — sino que, además, y basándose en estudios de neurociencias, su forma de pensar, la estructura física misma de su cerebro, es distinta a la de los inmigrantes digitales, que aprendieron y se formaron en un mundo analógico y para los cuales el mundo digital han supuesto un proceso de inmersión en unas tecnologías que, en el mejor de los casos, les resultaban extrañas.

Para más caracterizaciones, Genís Roca le está dedicando bastante atención al concepto. La esencia del argumento es la siguiente: los inmigrantes digitales tienen una especie de ‘cualidad innata’ para desarrollar prácticas a través de la tecnología digital mientras que los adultos manifiestan una especie de ‘incapacidad innata’ para desarrollar prácticas a través de la tecnología. Vaya.  En mi opinión, el concepto es una falacia y carece de capacidad descriptiva y analítica. Es decir, que no nos dice nada de la realidad de ahí fuera, peor aún, nos equivoca sobre lo que está ocurriendo. Y para ver los problemas reales que el uso de un concepto de este tipo puede provocar, el post de Aníbal de la Torre en el que habla de ‘el complejo de Mark Prensky’:

el uso no racional, e incluso falaz en algunos casos […] de este concepto está produciendo en el profesorado un sentimiento de culpa o complejo tecnológico que nos hace ver a nuestros alumnos como seres superiores a la hora de enfrentarse a los nuevos procedimientos tecnológicos.

Lo más preocupante del concepto es que reifica, construye, una brecha que quizás no existe. Una brecha generacional entre quienes no existe tal distancia. Más que reunir, el concepto separa. Usando como criterio diferenciador la edad se elaboran dos categorías para separar a quienes en muchas ocasiones desarrollan las mismas prácticas: profesores y alumnos que bloguean y se leen mutuamente, wikipedistas con edades entre los 16 y los 96 años, padres e hijos que comparten fotos en Internet… ¿Es realmente la edad un elemento fundamental en el tipo de prácticas digitales?

Juan cita una tipología que John Palfrey elabora para un libro, Born Digital, que publicarán próximamente, una tipología en la que se combina la edad y las prácticas:

1.    those who are Born Digital and also Live Digital = the *Digital Natives* we focus on in this book (to complicate things further: there is a spectrum of what it means to live digitally, with a series of factors to help define where a Digital Native falls on it);
2.    those who are Born Digital (i.e., at a moment in history, today) and are *not* Living Digital (and are hence not Digital Natives);
3.    those who are not Born Digital but Live Digital = us (for whom we do not have a satisfactory term; perhaps we need one — our colleague David Weinberger suggests “Digital Settlers”);
4.    those who are not Born Digital, don’t Live Digital in any substantial way, but are finding their way in a digital world = Digital Immigrants; and,
5.    those who weren’t Born Digital and don’t have anything to do with the digital world, whether by choice, reasons of access or cash, and so forth.

Basta con revisarlo dos veces para ver que la edad no es relevante. Es decir, que saber la edad de una persona no nos dice nada sobre las prácticas digitales que desarrolla. Será nativo digital si además de la edad vive como un digital, es una tautología. Vive como un digital es nativo digital. Vaya. Y ¿qué tal si sólo nos fijamos en las prácticas?, en lo que hace, porque por la edad parece que no es una categoría significativa  en lo que se refiere a la relación con la tecnología.

En el fondo, es una perspectiva de un determinismo tecnológico atroz, ya sabéis, el que dice que la sociedad (pasiva) es transformada por la tecnología (activa y causa). Aplicado al asunto de los nativos/inmigrantes digitales, el argumento es que los nuevos nacidos en la época digital se encuentran con una sociedad completamente nueva de aquella que conocieron los inmigrantes, y por lo tanto su relación con la tecnología es distinta. Es de un determinismo tecnológico redoblado porque además nos dice que no todos sufrimos el mismo ‘impacto’ de la tecnología: nuestra edad es importante. No parecen tomarse en cuenta, sin embargo, ni el tipo de tecnología (Internet, videojuegos, móvil, etc.), el contexto (colegio, hogar, trabajo), los objetivos de las prácticas (lúdicos, laborales, etc.), etc. para explicar el tipo de prácticas, es decir, parece que lo fundamental es el año en el que uno ha nacido, más  que los contextos locales de las prácticas. Hay por ahí otra rama del conocimiento que también toma la edad como elemento fundamental para explicar la relación de una persona con el mundo. ¿Adivináis?: la astrología.

Conozco a muchos inmigrantes que escriben sms como los nativos, que hacen uso de la red como los nativos, que son, a fin de cuentas, más nativos que muchos nativos. Más aún, la mayor parte de los que escribe sobre los nativos digitales, y que no les queda más remedio que asumir su condición de inmigrante digital, son más nativos que cualquier otro nativo. Tengo la impresión de que tanto ellos como esos que llaman nativos son todos colonizadores del territorio digital, lo querramos o no.

Written by Adolfo Estalella

14 14America/Adak November 14America/Adak 2007 at 2:52 pm

Posted in Cibercultura