ConTexto

Escribiendo sobre la tecnología en su contexto

Archive for May 15th, 2007

Flojera

with 6 comments

Los antropólogos haciendo etnografía… no son muy dados a sincerarse en público, pero me ha venido la flojera y… En cierta medida mi blog ha tenido un tono impostado durante mucho tiempo. Ha sido como un mostrar sin mostrar, dar sin dar, pretender compartir sin hacerlo.  Ni siquiera he escrito como yo suelo hacerlo, que es dar una de cal y otra de arena, saltando del blanco al negro sin pasar por los grises, afirmando lo uno y deslizando justo al momento el opuesto. Creo que queda bastante claro. Será el síntoma de una personalidad dispersa, o algún déficit gramatical. Vete tú a saber.

El caso es que creo que me he dejado engatusar por el blog. Y a estas alturas, lo que me pide el cuerpo es un poco de sinceridad. Los manuales dicen que no hace falta ser absolutamente sincero cuando uno hace una etnografía. Que uno debe decir lo justo y callarse todo lo demás. Si uno lo lee entrelíneas, de da cuenta de que los manuales vienen a decir que trates con cierta prepotencia a aquellos con los que convives en co-presencia (y esto último es un homenaje para Anne). Es decir: no les cuentes demasiado de lo que estás haciendo. Pero no todo está en los manuales. Y desde luego en esto me tengo que saltar las reglas.

El caso es que las relaciones que he establecido con un puñado de bloggers son demasiado estrechas y sinceras como para guardarme demasiadas cosas y seguir poniendo frenos a lo que me pide el cuerpo.

A riesgo de patinar, trataré de hacer este blog un poco  más mi blog. Eso significa que corro el riesgo de hacerlo más aburrido, más académico, más irregular, pero al menos será más mío. Y todo esto se me viene ahora que ando pensando qué voy  hacer con este blog cuando termine mi trabajo de campo. ¿Lo cierro?, ¿lo dejo temporalmente?, ¿lo empaqueto y lo integro en mi tesis?

Actualización: Apenas acabo de terminar la entrada y… tengo dos comentarios que… bueno,  apuntan justo a a esa dimensión personal del blog. El blog como proyecto, que me lanza Daniel, y el blog para conversar con uno mismo que dice Ismael. Será que es la parte que debería recuperar en este proyecto.

Written by Adolfo Estalella

15 15America/Adak May 15America/Adak 2007 at 11:03 am

Posted in Cuaderno

Bloguear contra la incertidumbre

with 9 comments

Vaya, miro las fechas de mis últimos post y desde el 16 de abril no he escrito nada serio. Un mes sin bloguear, y tan contento. ¿Será que sigo sin ser blogger? Estaba cansado y ahora trato de regresar, con ánimos renovados, o intentando renovarlos. Ayer me decía Alfonso que hubo una época en la que escribía con una intensidad desatada, que disminuyó, y que después le costó mucho volver a ‘coger’ el ‘hábito’, agarrarlo. Justo es la palabra exacta: hábito. Eso es lo que quizás sostiene la actividad de los bloggers, ¿no es cierto?: el hábito. Supongo que uno de los aspectos más singulares es esa repetición diaria del clic a ‘enviar’. Un día tras otro, un día tras otro: enviar, enviar, enviar. Porque si no enviamos nuestro post desaparecemos.

Lo curioso es que desaparecemos nosotros y los demás desaparecen para nosotros. Parece que cuando un blogger deja de escribir deja también de leer, y que cuando deja de leer acaba por dejar de escribir. Al menos, para determinado tipo de bloggers, escribir y leer son parte de lo mismo. Los demás desaparecen con nosotros, y si desaparecen los demás, desaparecemos nosotros al mismo tiempo que ellos: dejado de escribir y leer.

Y lo singular de las relaciones que mantenemos a través del blog es que no somos capaces de llegar a quien queremos, y llega a nosotros quien ni siquiera conocemos ni vamos a conocer. Puros desconocidos. El correo electrónico te permite llegar con precisión a quien quieres. ¿Pero cómo llegar a quien tú quieres con el blog? Ni siquiera sabes si ayer te leyó o te leerá mañana. O si volverá a leerte algún día de estos.

Hasta cierto punto, lo increíble de los bloggers es que sean capaces de vencer esa sensación de absurdo que puede generar la incertidumbre de que no hay nadie ahí. Supongo que hay trucos para vencerlo, ¿verdad estadísticas?, pero aún así, no deja de sorprenderme las agallas que hay que tener para sostener ese ritmo sin que a uno se le quiebre la confianza.

Written by Adolfo Estalella

15 15America/Adak May 15America/Adak 2007 at 9:50 am

Posted in Blogs, Cuaderno